Desde niño, antes incluso de conocer a los mismos Beatles, ya tenia noción de este tipo de sonoridades. Mi padre, hombre campo y de gustos sencillos, hacia acompañar nuestros asados con música mexicana (que lindos recuerdos!). Música, que a pesar de pertenecer a otro país, hasta el día de hoy me hace sentir como en casa.
Hoy ad portas de concebir un nuevo trabajo musical, le rindo un homenaje al <<viejo querido>>, al que hasta el día de hoy quiere que lo lleven a la tumba entonando aquella frase “Nadie es eterno en el mundo…” acompañada de guitarra y acordeón; que de vez en cuando ve aquellas películas del viejo oeste, y que, de cuando en vez se le oye tararear alguna cancioncita de Vicente Fernández .
Este es mi homenaje para ti Manuel Fredes Aguilera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.