Hace un tiempo tuve la posibilidad de escribir sobre el debut en chile de “UMO” para rutarock.com, he aquí el review.

Fue una noche extraña. En vísperas del Día del trabajador había un cierto letargo en la bohemia santiaguina, un “algo” diferente a lo que uno se imagina de un sábado en la noche ordinario, había tranquilidad en el ambiente y ad portas de ingresar a Sala Omniun la pregunta era: ¿Podrán estos flacos cambiar esto?, debutaba en Chile “Unkown Mortal Orchestra” y había expectativas en su primera cita con el público local.

Al bajar las escaleras del recinto ya estaba sobre el escenario el Dj Félix Da Housecat, una buena compañía a la espera de los actores principales, la gente iba llegando de a poco y había mucha conversación entre botellines de cerveza, todavía había tranquilidad por lo que todavía me hacia la misma pregunta: ¿Podrán estos flacos cambiar esto?.

La gente comenzaba a copar el lugar y ya había atisbos de impaciencia, no tan eufórica, pero se percibía. A las 22:37 horas subieron los debutantes al escenario, y en ese momento se pudo diferenciar a quienes asistieron como fans, como “público expectante” y quienes llegaron porque la noche los llevó ahí, y bueno, estaba claro que con el primer acorde de “From The Sun” tenían en el bolsillo a sus fans, pero ¿Y el resto?.

Los primeros temas, cual comentarista de boxeo diría, fueron “rounds de estudio” tanto para los músicos como para el respetable, y bueno, en algún momento había que lanzar un golpe y “Ur Life One Night” fue ese gancho necesario. De ahí hacia adelante hubo una curva ascendente en todo sentido, la banda se vio mas suelta y el público más participativo, la banda daba y el espectador recibía.

La tranquilidad de a poco se fue alterando, el “público expectante” de a poco comenzaba actuar como fan. Y es que U.M.O tiene elementos esenciales para hacer un buen show en vivo: la calidad de sus músicos, carisma en su frontman y la capacidad de ponerle una pizca de sonido garage al “en vivo”.

Y es que a ratos abusaron de su talento alargando los temas más de lo necesario para un “solo rockeril”, aunque faltaron ciertos matices en el set list y que tal vez el “bis” debería haber sido más contundente, no mermaron el resultado final, porque en aproximadamente 1 hora y 10 minutos, nos dejaron un sabor más que dulce y le quitaron tranquilidad a la noche. Así que Ruban Nielson, dile a tu pandilla que ganaron la pelea en el debut.

La primera impresión nunca se olvida, desde ahora hablaré bien de ustedes.

1 de mayo 2016, Santiago.

Ir a página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.