Manu Fredes Y La Mafia De Los Payasos

(El Debut)

El sonido garage, la “camorra”, payasos, cigarrillos, alcohol y más de alguna mujer. El debut de Manu Fredes retomó décadas de rock de guitarras rebeldes plasmados en una relectura única y precisa, su propia visión de los hechos, en manos de una pandilla llena de personajes incorrectos.

Desde la cuarta región a Santiago, un viaje interminable de búsqueda musical y personal. Primero como compositor y bajista de Los Impredecibles, para luego ser actor principal de su propio proyecto.

12 canciones formaron parte del primer LP de “Manu Fredes Y La Mafia De Los Payasos”, canciones que fueron parte de un recorrido que comenzó desde el día que tomó por primera vez una guitarra, tomo su primera copa, quemo su primer cigarrillo y tuvo una primera historia para olvidar. Canciones que parecieron haberse escrito en el mesón de un bar  y que mostraron sus claras influencias que van desde esa fuerza incontrolable del punk de los años setenta hasta esa melancolía casi eufórica del brit-pop. Fuerza y juventud, conceptos que definieron el primer trabajo del compositor de 27 años.

“Manu Fredes Y La Mafia De Los Payasos” más que intimidar, buscó dar a conocer su mirada frente a la vida, la sociedad y los sectores que hacen que cada día el camino se ponga más difícil. Algunos podrán ver el concepto “mafia” como algo negativo, pero Manu Fredes tuvo una segunda visión de esta misma (algo común en él). Influenciado por el libro “El Padrino” (Mario Puzzo), Manu ve esta organización como una forma de seguridad, protección y justicia para la gente común, cosa en la que paradójicamente la justicia pública ha estado al debe. Obviamente para él, su mejor arma para combatir esto no son las balas, sino su guitarra.

¿Y lo de payasos?…  Les recomiendo que los vean en vivo.

El debut de Manu Fredes Y La Mafia De Los Payasos fue co-producido por Diego Ridolfi (Fármacos) y Manu Fredes, grabado en Estudios Primate y Estudios Solvenfrance (del mismo Diego Ridolfi).

Un obrero de la música

(El interludio)

Luego de grabar su primer disco sus actividades como músico no cesaron. Ejerció como profesor de piano, bajo eléctrico y composición en “Academia Alhambra” (Santiago), además de formar parte de la banda del compositor “Jorge Mercado” y participar en otros proyectos musicales como el primer EP de AlKaloide, y de colaboraciones esporádicas con la banda “La Nueva Imperial”, entre muchos otros.

En el año 2016 recibió la invitación de Felipe Gálvez (con el que habían sido parte de “Los Impredecibles”) para participar como productor del primer EP de su proyecto “Hola Extraño”, titulado “Dije  hola a un extraño”, grabado en Estudio Panpot bajo el alero de Zilla Records. En “Hola Extraño”, Manu tuvo participación como tecladista y pianista en vivo durante un tiempo, para luego enfocarse lo que sería “Hijo del Rigor”,  su más reciente trabajo.

Hijo del Rigor

(Fin de la sequía)

Manu Fredes volvió a escena con su nuevo material titulado <<Hijo del Rigor>>, un EP que consta de 5 temas inéditos, basandose en un formato que buscó reencontrar al compositor con aquellos sonidos arraigados en las zonas más rurales del Chile, fusionándolos con sus características guitarras distorsionadas.

Entre acordeones, violines, corridos y hasta un lenguaje más coloquial, Fredes volvió a “esos lugares donde fue querido”, aquella infancia en su pueblo natal, los almuerzo familiares de cada domingo y aquellas canciones que escuchó desde sus primeros años, con ese añorado sonido AM. A partir de esto, apelando a la misma sencillez y buscando la intimidad necesaria, trabajó y grabó todas sus canciones en su pequeño Estudio Doméstico a finales del año 2016.

A diferencia de “Manu Fredes Y La Mafia De Los Payasos”, donde hay una clara influencia de bandas de rock anglosajonas, en “Hijo del Rigor” hay un reencuentro con la identidad sonora latina americana, así como con la lengua hispana. Es ahí donde se vió reflejada la influencia de artistas como “Chavela Vargas”, “José Alfredo Jiménez”, “Los Tigres Del Norte” y hasta “Andrés Calamaro”, que llevaron a Manu a un lenguaje común y una sonoridad más cercana.